02 septiembre 2007

No pidas sardina fuera de temporada








Cuando saco lectura de lo que es el verano se me vienen a la cabeza diversos elementos: Leperos Analfabetos, putas adolescentes carbonizadas en baño solar, desgraciados narcisistas mostrando sus artificiales músculos de creatina y esteroides, mariconazos de playa, automóviles de segunda mano paupérrimamente ornamentados haciendo sonar Música de lata, Trabajadores que no trabajan, consumidores desenfrenados, ancianas ofensoras enfermas del destape mostrando esos encantos arrugados que estropean hasta la mas hermosa de las vistas.... La lista es interminable, no me haría ningún bien completarla. Los más avispados ya se habrán dado cuenta de todo lo que saca de quicio en estas fechas lujuriosas y denigrantes.



Principios de Septiembre, vuelvo de islantilla, echaba de menos mi casa, mi cuarto, mi Pc, mi música...


He pasado prácticamente el mes entero comiendo en el chiringuito de la urbanización. A decir verdad la comida no estaba mal, no obstante la encargada recien pifió al firmar contrato con la pareja basura que servía las mesas:


Nico: Probablemente el de menos luces, presentaba un grave problema de sobrepeso y una mirada de besugo recien pescado, boca siempre abierta , mirada perdida y unos modales que no iban más allá del "que va' a pedi". Un campeón recién sacado del pueblo de los chistes que se enfrentaba por primera vez a la civilización. Resultaba difícil hacerse a la idea de que semejante impresentable había tocado el plato en el que tú ibas a comer, la antihigiene era la viva imagen del joven porcino, siempre me resultó un alivio el taparme los ojos mientras estuviera merodeando cerca, mirarle a los ojos supondría en el 90% de los casos una indigestión.



Su compañero Saúl tambien era un auténtico fenómeno, el pobre buscaba amistades entre los clientes, recientemente había aprendido a escribir, lo que le motivó para empezar su carrera en la hostelería. Éste al menos memorizó un par de frases para no parecer tan inepto como su amiguete, siempre repetía: "e'to ze lo retiro zi no le importa" "ahí le deho lo' cubierto de la ca'ne caballero" el chaval no tendría más de 18 años pero llevaba prácticamente a diario un lomazo de categoría. Trabajar como camarero le salvó de la delincuencia juvenil.


Atendían de pena, pero no tenía más remedio que almorzar allí ya que mi madre optó por deshacerse de la licencia culinaria en el mes de agosto.


Caso Aparte, el otro día me encontre a la markesa en el Fnac, que salía de una academia veraniega donde se preparaba el selectivo. Mostraba un aspecto triste y descuidado, me hizo reflexionar y yo me pregunto, ¿porque siempre que nos referimos a un acabao ponemos al "Makea" como ejemplo?.





El Blog ha vuelto.





Cita: La Guerra civil española se hubiera evitado invirtiendo en el ejército y la policía Moro Auténtico, Maceta, Morisco.






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Wno, olaaa!!! yo solo tenía un pregunta y la sigo teniendo; Q problema tienes con nosotr@s los leperos???? gracias y adios

Matarredona dijo...

no hay nada personal contra los leperos, sencillamente al igual que hay sevillanos lamentables, también hay leperos lamentables, de los cuales en islantilla (donde yo veraneo) esta lleno. Yo no veo ninguna alusión plena a los Leperos en sí.